Las 10 claves de la Comunicación No Verbal

comunicación no verbal

1. La llevamos dentro

La primera impresión que nos causa una persona se produce en siete segundos y el 93% de la información que comunicamos depende del lenguaje corporal, no tiene nada que ver con lo que decimos. Antes de empezar a hablar, ya estás enviando cientos de señales sobre tus sentimientos y también acerca de las emociones que te está generando el encuentro con esa persona. La conversación emocional ya ha empezado, las dos personas están interactuando, «hablando» a través de su lenguaje corporal.
La comunicación no verbal es anterior al lenguaje hablado, es ancestral y es innata, el cuerpo es un gran hablador y mantiene una conversación permanente con los cuerpos que lo rodean. Si bien, es una comunicación que se produce a nivel no consciente, el cuerpo no nos pide permiso, pero está emitiendo y recibiendo mensajes continuamente.

2. Va más rápida que el lenguaje verbal

El lenguaje corporal comunica las emociones y se expresa más rápido que la comunicación verbal, los gestos comunican sentimientos, emociones, intenciones unas fracciones de segundo antes de que la persona hable. Por tanto, antes de que la persona verbalice su opinión puedes observar las expresiones y gestos que comunican la emoción que realmente ha sentido, si lo que nos dice el lenguaje corporal coincide con el mensaje verbal, cuando no hay disonancia y las dos conversaciones son congruentes, están alienadas, la persona es creíble, autentica, honesta. En cambio, si tu lenguaje corporal contradice a tus palabras, no eres creíble.

3. Somos espejos

Cuando observas a alguien, tu cerebro imita las emociones de la otra persona, aunque no te muevas y no hagas los mismos gestos, mentalmente tus neuronas en espejo lo están haciendo. Si, por ejemplo, tu interlocutor sonríe, aunque tú no sonrías, tus neuronas en espejo provocan la activación de tus áreas cerebrales de la alegría y te hacen sentir la emoción positiva. Las neuronas en espejo nos permiten sentir y comprender las emociones de los demás, realmente sentimos la emoción de nuestro interlocutor, las emociones se contagian y puede llegar a cambiar nuestro estado de ánimo. Es la raíz de la empatía, la base de la comunicación interpersonal, de las relaciones interpersonales, sin esta capacidad, sin empatía, la comunicación interpersonal es muy difícil.
El síntoma más claro de que dos personas se encuentran cómodas hablando es el momento en que su lenguaje corporal se sincroniza, adoptan la misma postura corporal, hacen los mismos gestos, sus caras expresan lo mismo, están en sintonía, están de acuerdo, es la máxima expresión de agrado e interés. Una forma de aprender a comprender mejor a los demás es duplicar su lenguaje corporal, imitarlo de forma sutil, ello no solo incrementa la capacidad de establecer una buena relación, sino que te ayuda a «sentir» su estado de ánimo

4. Cada conversación son dos conversaciones simultaneas

Es importante tener en cuenta que cada conversación son en realidad dos conversaciones simultáneas, la verbal que es consciente y racional y la no verbal que es no consciente y emocional. La verbal, lo que expresamos conscientemente mediante palabras, es la conversación que conocemos y estamos habituados a preparar, estudiar y analizar. Por el contrario, la conversación no verbal se produce a nivel no consciente, de forma simultánea, y en general no sabemos que estamos comunicando con nuestros gestos, con la mirada o la entonación de la voz.
El lenguaje corporal no es un mero acompañamiento de lo que decimos con las palabras, expresa emociones de forma espontánea e inconsciente, es una conversación en si misma.

5. Caer bien en siete segundos

La primera impresión es la que cuenta. La evaluación de las personas que tenemos en frente se realiza dentro de los primeros siete segundos, lo hacemos de forma intuitiva, inconsciente, pero esa primera impresión que nos causa la persona, basada exclusivamente en su lenguaje corporal y apariencia, tiene mucha influencia en la opinión que nos conformamos sobre ella.
Antes de empezar a hablar, ya estás enviando cientos de señales sobre tus sentimientos y también acerca de las emociones que te está generando el encuentro con esa persona. La conversación emocional ya ha empezado, las dos personas están interactuando, «hablando» a través de su lenguaje corporal
Los seres humanos estamos genéticamente dotados para observar y comprender las señales del lenguaje corporal. Fue nuestra primera forma de comunicación y fue fundamental para sobrevivir, su raíz es la necesidad ancestral de identificar el peligro. Las primeras impresiones son duraderas, nos siguen influyendo aun cuando vamos conociendo a la persona y teniendo más información sobre ella. Esa primera impresión intuitiva continúa impregnando nuestra percepción sobre lo que opinamos de ella, first impresions are long lasting.

6. Lo primero es conocerse a uno mismo

Lo primero es conocer tu propio lenguaje corporal, empezar a ser consciente de cómo habla tu cuerpo, qué mensajes envía, cuales son tus expresiones y gestos más característicos. Se trata de hacer un inventario de tu comunicación no verbal para identificar qué tipo de persona estás proyectando, te permitirá responder preguntas como las siguientes:¿qué comunicas cuando llegas a una reunión?, ¿inspiras confianza?, ¿la gente quiere estar contigo o se aleja de ti?, ¿ qué transmites calidez o frialdad?, ¿te escuchan cuando hablas?, ¿qué comunica la cara que pones? En definitiva, serás consciente del impacto de tu lenguaje corporal en todo lo que transmites y aprenderás a gestionarlo.
También aprendes a interpretar y leer correctamente la comunicación no verbal de tus interlocutores, si entiendes la información emocional que tu interlocutor te está enviando comprendes mucho mejor la situación y la conversación es mucho más interesante.
Las personas consideradas como “buenas comunicadoras” son excelentes en la escucha activa, son capaces de interpretar los gestos, las expresiones y entender que está sintiendo su interlocutor, además son conscientes de los mensajes que comunican con su lenguaje corporal y lo tienen en cuenta para mantener conversaciones eficaces.
Aprender comunicación no verbal significa ser consciente de qué has interpretado y por qué, serás consciente de las “intuiciones” más o menos acertadas que tienes.
Serás capaz de anticipar si el cliente va a comprar o no, el resultado de una negociación o la motivación real de tu interlocutor, siendo consciente de porqué has tenido ese feeling o intuición.

7. Ves cuando te mienten

Entender la comunicación no verbal no te convierte en un polígrafo infalible, identificar el engaño puede ser muy difícil y no es cierto que existan gestos aislados que siempre signifiquen que la persona miente. Cada persona miente a su manera, para identificar mentiras lo más relevante conocer el lenguaje corporal de la persona para poder detectar cambios significativos cuando empieza a mentir, requiere un nivel alto de conocimiento en una conversación cara a cara, incluso utilizando software específico de análisis en vídeo puede ser complicado.
Si bien es cierto que existen una serie de expresiones y gestos que se asocian a mentir, es importante conocerlos para evitarlos y no crear dudas en tu interlocutor, no darle la impresión de que no estás siendo sincero. Los gestos más populares son la disminución del contacto visual, el incremento del parpadeo, tragar saliva, rascarse la zona de la nariz-boca, disonancias entre brazos y piernas, cambios en el volumen y ritmo de la voz.

8. Condiciona nuestro estado de ánimo

El lenguaje corporal, ya sean gestos, posturas o expresiones faciales condiciona nuestra estado de ánimo. Numerosos estudios han demostrado que sonreír de forma forzada y artificial durante dos minutos provoca la activación de las áreas cerebrales de la alegría, cuando los músculos de la sonrisa se activan, el cerebro interpreta que estás contento. Sucede lo mismo con las expresiones de emociones negativas y con determinados gestos y posturas.
Si mantienes durante dos minutos una postura corporal abierta, de pie, erguido con los brazos abiertos, ocupando el máximo de espacio se producen cambios hormonales que te hacen sentir más fuerte, más seguro, más poderoso.

9. Es la base de la confianza

Un gesto, una expresión puede reforzar el mensaje verbal que estás diciendo o destruirlo, literalmente destruirlo, nuestro cerebro de forma innata e intuitiva confía más en lo que le está diciendo el lenguaje corporal, por eso la comunicación no verbal tiene tanto impacto en la percepción de credibilidad. Por tanto, conocer que estamos comunicando con nuestro lenguaje corporal es vital para cualquier persona y sobre todo para aquellas cuya profesión depende de la credibilidad, de generar confianza, de la capacidad de conectar con los demás.

10. La clave para entender mejor a los demás

Las personas con gran capacidad relacional son excelentes en la escucha, no son mejores comunicadores porque hablen más o mejor, son mejores porque escuchan, están pendientes de su interlocutor, son grandes observadores y han incrementado su capacidad de comprensión, entienden que está sintiendo su interlocutor, es muy difícil convencer a alguien de algo si no sabes que le motiva, que le gusta, que siente, es imprescindible estar concentrado en el interlocutor, conectar con el otro, es la base para establecer relaciones fluidas, reforzar vínculos y mejorar tu capacidad de transmitir ideas, opiniones, en definitiva a mejorar tu capacidad de transmitir confianza, credibilidad y carisma.

Publicado en Blog de Liderazgo de Personas y Gestión de Equipos

Share on Twitter
Share on LinkedInhttp://liderazgo-personas.esadeblogs.com/files/2016/03/Universal_emotions7-300x177.jpgDigg ThisSubmit to reddit

Quizás te interesen también:

Falsos Amigos
Hablar CON las personas, no A las personas
Hablar en público: controlar el miedo escénico

Tags: , , , ,

Comments are closed.

PROXIMOS EVENTOS

  • No hay eventos próximos
AEC v1.0.4